Skip to content

Flexibilidad horaria: un gran avance

Las empresas están priorizando el desarrollo de estrategias destinadas a favorecer el bienestar y la felicidad de sus empleados. En este sentido, entendemos por salario emocional el conjunto de todas aquellas retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa y cuyo objetivo final es incentivarle.

Todas esas facilidades asociadas al salario emocional se traducen en beneficios no sólo para el empleado sino también para la empresa. Aumentan el sentimiento de pertenencia, facilitan la retención del talento atrayendo además a nuevos profesionales, disminuye el absentismo laboral y aumenta el rendimiento y la productividad. En definitiva, una empresa que piensa, escucha e invierte en el bienestar de sus trabajadores siempre sale ganando tanto a corto como a largo plazo.

 

¿Compensa la flexibilidad horaria?

Una de las más valoradas es la flexibilidad horaria. Sin alterar el número de horas trabajadas a la semana, muchos empleados buscan jornadas personalizadas que les permita organizar su día a día con mayor comodidad. 

Junto a Portugal, España es un país con poca flexibilidad horaria. Tradicionalmente se sigue asociando este concepto a la falta de control y desorganización. Sin embargo, está comprobado que aquellos que disfrutan de un horario flexible son más productivos y su nivel de compromiso con la empresa es mayor. En un entorno laboral flexible, la confianza se convierte en un factor significativo.

 

En busca de la conciliación

La conciliación laboral y familiar sigue siendo una asignatura pendiente. Son muchos los trabajadores que aseguran tener este problema aunque afecta de una manera más especial a las mujeres que desempeñan su labor profesional en medianas y pequeñas empresas.

La falta de equilibrio entre la vida familiar y laboral perjudica gravemente a los trabajadores, ocasionándoles estrés, ansiedad, retrasando la llegada de los hijos, y sobre todo, influyendo en la productividad en el trabajo.

Los beneficios de la conciliación son numerosos, tanto para la empresa como para el trabajador.

  • Reduce el absentismo laboral como consecuencia de estrés o ansiedad, entre otros motivos.
  • Incremento de la productividad.
  • Mejora el ambiente de trabajo.
  • Mejora el bienestar de los trabajadores y aumenta su satisfacción personal.
  • Incrementa las posibilidades de que las personas se desarrollen a nivel personal y profesional de manera más fácil. 
  • Capta y favorece la retención del talento.
  • Contribuye a mejorar la imagen de empresa.
  • Puede llegar a reducir los gastos de la empresa considerablemente.
  • Fomenta la cooperación en la pareja para el desarrollo de las responsabilidades familiares.
  • Fomenta la igualdad entre los hombres y las mujeres.

 

Buscando las horas más productivas

Por otro lado, hay investigaciones que sugieren que las 4:00 am es la hora más productiva del día para muchas personas. Una de las razones es que hay menor riesgo de distracciones ya que no se producen llamadas, ni correos electrónicos ni hay ruidos externos.

Otras personas señalan que su hora más productiva se sitúa a media mañana o por la tarde. En cualquier caso, es evidente que todo depende de cada empleado. Por eso, es importante ofrecer la flexibilidad horaria adecuada en el lugar de trabajo (incluso a distancia).

La flexibilidad horaria en la oficina permite a un empleado trabajar en distinto horario que el normal establecido para el inicio y el fin de la jornada. Evidentemente, todo depende del tipo de trabajo que se desempeñe, al igual que el sector al que pertenezca la empresa. Asimismo, la posibilidad de adoptar un horario flexible también va a estar condicionada por la disponibilidad de toda la plantilla.

 

Un objetivo, distintas opciones

Un horario flexible supone tanto facilidad en el inicio y el fin de la jornada como una semana laboral comprimida. Eso sí, es necesario establecer un sistema de control horario y presencia en el trabajo para contabilizar las horas que realmente se trabajan. El horario flexible no dificulta ese control horario, lo hace más necesario. De lo contrario, podría ser perjudicial para los empleados o la empresa.

  • Semana laboral comprimida. Esta opción permite a los empleados tener un día adicional para poder equilibrar su vida laboral y personal. Bastaría con trabajar cuatro días de diez horas.
  • Horario diario flexible. Básicamente sería permitir al empleado llegar temprano e irse temprano o a la inversa.

 

Por otro lado, el teletrabajo es una de las alternativas estrella de la flexibilidad laboral, en auge en estos momentos por la situación derivada de la aparición del COVID-19. El teletrabajo consiste en trabajar íntegramente desde casa o alternándolo con la presencia en la oficina. Se ha situado como una de las actividades más utilizadas por las empresas, el rendimiento y productividad, en términos generales,  no se ha reducido sino que ha mejorado.

 

Consejos previos

A la hora de implementar la flexibilidad horaria, debe concretarse una serie de pautas al alcance de todos los empleados para evitar equívocos o injusticias. Aunque tradicionalmente pensamos en empleados con hijos, esta opción debe ampliarse a cualquier tipo de situación familiar o estilo de vida.

Creemos que también te puede interesar

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.